Mujeres más empoderadas, un paso para el verdadero cambio

8 de marzo de 2023

La diversidad de género ayuda a las organizaciones a desempeñarse un 15% por encima de la media. La equidad y la diversidad de género son factores positivos para cualquier empresa, ya que permiten compartir y debatir diferentes puntos de vista, intereses y conocimientos que nos permiten crecer a todos.

Sin embargo aún existe una enorme batalla para disminuir el sesgo de género dentro de las empresas. Un claro ejemplo son los espacios subrepresentados como los son las áreas de tecnología o los puestos directivos.

Según el reporte Women in Technology 2021, realizado por PageGroup en América Latina, solo el 30% de las posiciones de liderazgo en la región está ocupado por mujeres, y ellas ocupan entre un 21% y 40% del total de las posiciones dentro de las áreas de tecnología. A pesar del esfuerzo en materia de equidad en las organizaciones, la cantidad de mujeres dentro de la fuerza laboral, en específico dentro de las áreas de tecnología y áreas directivas, siguen estando en niveles inferiores.

A esto hay que sumarle una pandemia que ocasionó una regresión de más de una década en los avances logrados en materia de participación laboral, pues la Organizacional Internacional del Trabajo expuso que América Latina registró la mayor pérdida de empleos en mujeres durante esta crisis sanitaria, con un 9.4% de trabajos perdidos, en comparación a un descenso del 7% en los hombres.

Se ha demostrado a tráves de un estudio colaborativo entre un grupo de investigadoras de la Universidad de Yale, de la Universidad de Minnesota, y del Massachusetts Institute of Technology (MIT), que cuando las mujeres se presentan para un cargo superior “reciben calificaciones de potencial sustancialmente más bajas a pesar de recibir calificaciones de desempeño laboral más altas”. Esto tiene que ver con un problema de sesgos y percepciones que no se basa en datos objetivos y medibles.

El primer paso para comenzar a cerrar las brechas, radica en fomentar conductas inclusivas en los líderes de las organizaciones, para que persigan constantemente el objetivo de aumentar el porcentaje de mujeres en puestos ejecutivos y de liderazgo, para que poco a poco las mujeres estén más presentes en áreas donde los hombres predominan.

El sesgo de género no termina solo con mayor diversidad en las contrataciones. Es mucho más complejo. Implica poner fin al sesgo desde las vías de promoción, las escalas salariales y de evaluación, desde la toma de decisiones y el liderazgo.

La diversidad y la inclusión laboral debe considerarse en todos los aspectos del ciclo de vida del empleado y debe construirse desde un panorama sin sesgos conscientes o inconscientes. Algunas medidas pueden ser horarios flexibles, mejores condiciones para atender las dinámicas normales de la familia o de la gestación, además de una política clara desde el liderazgo más alto de la organización para incluir más mujeres en todos los ámbitos.

El 8 de marzo de cada año se conmemora el Día Internacional de la Mujer. En Dextera tenemos la convicción de que la presencia de más mujeres en posiciones de liderazgo, es clave a la hora de construir equipos de trabajo exitosos y a través de las soluciones de SAP buscamos que nuestros clientes incluyan e impulsen políticas de género, igualdad, equidad y diversidad a fin de empoderar y fortalecer a los grupos subrepresentados, como las mujeres, para que tengan mejores oportunidades de crecimiento y desarrollo, involucrando a todos los niveles de la organización e impulsando a un cambio en la sociedad. Una cultura inclusiva une a las personas, los inspira y fomenta la innovación.

Debemos crear un entorno donde no sea 1 de 365 días para reflexionar sobre las mujeres, sino que sea una lucha constante con mujeres más empoderadas; paso a paso para el verdadero cambio. Todos los días son 8 de marzo.

También te puede interesar:

You may also be interested in:

Share This