10 habilidades de los trabajadores del futuro

17 de marzo de 2017

Para 2020, viviremos el auge de la cuarta revolución industrial. La tecnología nos traerá avances como la robótica avanzada, el transporte autónomo, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Estos acontecimientos van a transformar todas nuestras actividades y la de los trabajadores del futuro, e incluso la forma en la que trabajamos, de acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Bajo este contexto, algunos puestos de trabajo desaparecerán en menos de tres años, otros se volverán más estratégicos y otros serán completamente nuevos. Lo que es seguro es que la fuerza de trabajo en el futuro tendrá que alinear sus habilidades para mantener el ritmo imparable de los avances tecnológicos.

El WEF publicó un informe titulado, «El futuro de los empleos y las competencias» en el que se detallan las diferentes capacidades que deberán tener los empleados jóvenes que ingresen al mercado de trabajo en 2020. Las enlistamos a continuación:

Resolución de problemas complejos

Los problemas del día a día hacen que los empleadores requieran de personas que sepan cómo resolverlos de una manera única y eficiente. Tener un proceso para resolver un problema es clave para determinar la mejor solución en cada caso.

Pensamiento crítico

Este proceso cognitivo propone analizar o evaluar la estructura en la que se pretende entender el mundo, para lograr una respuesta analizada.

Creatividad

Con esta habilidad se pueden hacer mejoras en los procesos del trabajo para obtener resultados exitosos, además de que será una habilidad cada vez más apreciada en las empresas, de acuerdo con el WEF.

Manejo de personas

Esta capacidad requiere la comprensión de la propia personalidad, además de las de los otros trabajadores, con la finalidad de trabajar mejor en equipo.

Coordinación con otros

Está muy relacionada con la habilidad anterior y para lograrlo es necesario desarrollar la capacidad de comunicarse de manera efectiva con los diferentes miembros de un equipo, además de que se necesita de la suficiente apertura para trabajar bien con la gente externa.

Inteligencia emocional

Con inteligencia emocional, una persona tiene mayor nivel de empatía, autorregulación y de autoconciencia, lo que permite trabajar más fácilmente con los demás.

Juicio y toma de decisiones

Una persona que tiene buen juicio, puede utilizar su razonamiento junto con su intuición para analizar cada elemento de un problema, y así tomar la mejor decisión.

Orientación de servicio

Esta capacidad debe buscar anticiparse para identificar las necesidades de los clientes y encontrar la forma de ofrecer un servicio y una atención que no solo cubra esas necesidades de forma efectiva, sino que, además, supere las expectativas.

Negociación

Esta habilidad es importante para romper las barreras y crear relaciones duraderas entre clientes, compañeros de trabajo o supervisores.

Flexibilidad cognitiva

Una persona debe tener la capacidad de ser flexible y adaptarse a los problemas que puedan surgir y también ser capaz de aprender de los procesos y técnicas rápidamente cuando entra en un ambiente nuevo o desconocido.

Para que una revolución de talento tenga lugar, las empresas ya no pueden ser consumidoras pasivas del capital humano que ya existe. Las firmas tendrán que desarrollar talento y una estrategia futura para su fuerza laboral, prevé el WEF.

También te puede interesar:

You may also be interested in:

Share This