La evolución hacia una cultura digital va más allá de un simple proyecto. Se trata de toda una estrategia en la que confluyen varias metas enfocadas en la automatización de procesos, reducción de complejidad, transparencia, movilidad, flexibilidad y el compromiso con los colaboradores para adoptar la cultura digital.

Hoy, la cultura corporativa tiene como base la digitalización en sus prácticas de tecnologías de la información (TIs). Sin importar el giro de la empresa, uno de los objetivos es convertirse en una organización inteligente y sostenible.

Los beneficios de la adopción tecnológica se extienden más allá de la eficiencia y la productividad. En la industria mexicana, la digitalización refleja una disminución de 30% en los lapsos de producción y presenta ahorros de hasta el 40% en el gasto de energía, gracias a la optimización de los procesos, señalan datos de Siemens, multinacional de origen alemán que opera en los sectores industrial, energético, salud e infraestructuras y ciudades.

La propia Siemens ofrece su caso práctico en este sentido: al interior de esta compañía, desde sus oficinas en México, sus colaboradores ya cuentan con un espacio donde todos los archivos de trabajo se migraron a la nube, con accesos simples desde cualquier dispositivo móvil.

El área de Recursos Humanos no es ajena a esta tendencia. La nube de SAP ya tiene disponible toda la arquitectura para ese departamento y sus funciones integrales: desde reclutamiento, selección e incorporación, hasta central de empleados, evaluación de desempeño, planes de sucesión, capacitación, compensaciones y el manejo de nómina.
Se trata del modelo SaaS (Software as a Service), de SuccessFactors.

Todos los colaboradores de las organizaciones del Siglo XXI requieren movilidad, acceso remoto y flexibilidad que les permitan rapidez en la ejecución de sus tareas. La digitalización resuelve estas necesidades y confiere, además, eficiencia energética a las compañías.

(Con información de Siemens México y Centroamérica)