Después de la generación Millenial empezó su incursión en el ambiente laboral, ahora es el turno de los llamados “Generación Z”, es decir, quienes nacieron entre mediados de los 90 y principios de los 2000 y ahora redefinen el ámbito organizacional de las empresas en México, por lo que habrá que poner especial atención en su forma de trabajar para atraer este talento que para 2030 representará 80% de la fuerza laboral, según la Consultora Page Group.

De acuerdo con esta firma, lo que busca esta nueva era de trabajadores en las empresas:

Tecnología

Este grupo de personas nació con los avances  digitales. Se sienten cómodos en un ambiente laboral donde se usa lo más nuevo en tecnología.

Valores

Esta generación busca un ambiente que comparta sus valores y convicciones. La expectativa de los candidatos es un compromiso bilateral y recíproco, de ellos con la empresa y viceversa. El sentido de pertenencia y el esfuerzo es mayor cuando las compañías les ofrecen un ambiente  laboral estimulante.

Innovación

A los Gen Z les resulta más atractivo una distribución horizontal de jerarquías que una vertical; son dinámicos e interactivos, y gustan de participar en la toma de decisiones.  

También son más creativos, por lo buscan desarrollar ese rasgo para ponerlo en práctica y valoran mucho un trabajo que los tome en cuenta.

Interacción

Se trata de jóvenes multitask. Se sienten cómodos realizando varias tareas a la vez, tienen facilidad para llevar a cabo procesos con practicidad e inmediatez. Las redes sociales son en uno de sus principales medios de interacción social , habilidad que puede ser aprovechada para transmitir mensajes con facilidad.

Responsabilidad social

Este grupo muestra mayor  conciencia de la responsabilidad social. Se comprometen con aspectos como el cuidado ambiental, salud, bienestar social y derechos humanos. Esto también moldea los esquemas de reclutamiento, porque las empresas que no comparten esta visión no son atractivas para ellos.

Equilibrio

La calidad de vida consiste en poder desarrollar sus intereses en un esquema flexible y equitativo. Un sueldo alto no es atractivo si implica tener una rutina descompensada y poco dinámica.

Es la generación que abre la brecha de actividades recreativas, horarios flexibles, integración en los equipos de trabajo y otros formatos no tradicionales.

Para muchas empresas, estas nuevas generaciones de trabajadores y talento implicarán un cambio estructural auténtico. La simulación y las medidas cosméticas no resultarán.

Modificar desde el interior de la empresa implica, desde hoy, la planeación integral, nuevos diseños jerárquicos e involucrar a la tecnología en cada aspecto de la vida interior de la empresa: es lo que mantiene firme la transición de la compañía en la nueva era laboral.

En este proceso vital, Dextera tiene mucho por aportar en la consultoría estratégica de Recursos Humanos, especialmente en esta fase donde se requiere del diseño de procesos orientados a la ejecución e implementación en herramientas tecnológicas.