En las reuniones y congresos de los profesionales en Recursos Humanos este comentario es constante: encontrar y retener al talento adecuado para la compañía es una misión cada vez más complicada.

De ahí que los departamentos de RH ahora deben enfocarse en dos direcciones: por un lado, fomentar la captación, retención y desarrollo de talento. Por el otro, implantar planes de formación que incrementen o potencien a los asociados para nutrir y actualizar la competitividad de las compañías.

¿Cuál es el talento más buscado? El que tiene habilidades multidisciplinarias, con capacidad de adaptación y trabajo en equipo, además de formar parte de la cultura digital, con aceptación al cambio. A su vez, los perfiles con habilidades individuales serán menos demandados, ya que los retos que enfrentan las organizaciones requieren el desarrollo de proyectos colectivos y participativos, por lo que las estrellas solitarias no tienen cabida.

Esta tendencia al reclutamiento del talento trae como consecuencia una mayor rotación de perfiles. Por ello, la retención de talento juega un papel crucial. Ante este panorama, las empresas deben destinar más tiempo y recursos a los planes de empleo de carrera que aporten valor añadido, es decir que nutran el conocimiento para que aporten valor agregado a la organización.

La planeación que se hace sobre software estandarizado resulta cada vez menos útil para los equipos de Recursos Humanos, que más bien demandarán, por una parte, consultoría para gestión del cambio -como la que imparte Dextera- y por otro lado, plataformas digitales que les permitan desarrollar y registrar, bajo un enfoque integral, tareas como el manejo de equipos de Alto Desempeño y comunidades de aprendizaje, que están entre los métodos más efectivos para RH frente a los nuevos paradigmas laborales.

El mejor habilitador tecnológico para esas funciones -es decir, el software para automatizar esta gestión de talento- es SuccessFactors.

Los departamentos de personal deban incorporarse a este cambio en digital y transformar algunos procesos con una visión tecnológica. Big Data o la disponibilidad de la nube serán esenciales en sus analíticas avanzadas. La predicción y diseño de escenarios competitivos para el futuro serán cruciales para el desarrollo de las personas y protección del desarrollo de la organización.

(Con información de El Economista España, eleconomista.es)