El desarrollo de la tecnología en la era digital empuja a todos los sectores a un cambio en la manera de concebir las cosas, situación que no es ajena a los departamento de Recursos Humanos de las corporaciones.

De ahí que las nuevas formas de detectar y retener talento se transformen. A medida que surgen aplicaciones digitales, desplazan a los anteriores y llevan a los encargados de RH a renovarse en este nuevo mundo.

Un estudio de la IDC señala que “90% de las empresas encuestadas considera la transformación digital como una prioridad de negocio”. Una vez más se busca que el papel de RH resulte más estratégico y no solo como una función de soporte.

En el proceso de la transformación digital de la empresa es necesario incorporar a todo el personal en aras de aumentar la competitividad.

De ahí que la disrupción tecnológica en la organización requiera de coaching ejecutivo, soluciones estratégicas de Change Management y comunidades de aprendizaje. En Dextera deseamos evolucionar a la par de nuestros usuarios. La inversión que requiere insertarse en la era digital y lo vital que resulta para el negocio provoca que sea indispensable que este paso se haga de la mano de sistemas tecnológicos robustos y bajo la consultoría especializada que engarce a RH con las estrategias del negocio.

La adopción de nuevas tecnologías implica un cambio cultural en toda la organización y debe derivar en procesos productivos más eficientes. Para llevarlo a cabo es necesario persuadir a todos los departamentos de la importancia de subirse al carro de los nuevos tiempos.

Con información de ABC